Image not available

análisis foliares

análisis de aguas

análisis de alimentos

análisis de suelos

análisis foliares

análisis de alérgenos

Legionella

Image not available

más información ...

Image not available

Actriz Amelia de la Torre 26. Pol Ind Trévenez. 29196. Málaga

Image not available

951.770.142

Image not available

655.11.38.83

Image not available

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CROMATOGRAFÍA

NOVEDAD

La acidez o alcalinidad de un alimento es un factor determinante para controlar el crecimiento de bacterias patógenas en el seno del mismo.

En un alimento con un pH bajo (condiciones ácidas) se detiene el desarrollo de bacterias 

Se considera que la mayoría de los microorganismos patógenos crecen a un pH más bien neutro, entre 5 y 8.

En los alimentos ácidos ,es decir, con un pH bajo como el limón y el vinagre, la acción conservadora es mayor y, en consecuencia, disminuye el riesgo de contaminación por bacterias patógenas. Aunque la mayoría de bacterias proliferan en ambiente neutros, debe tenerse en cuenta que algunos lo hacen en alimentos con pH ácidos y otras en productos con pH alcalinos. 

ph

 

El vinagre es muy buen conservate gracias a su grado de acidez. Este aspecto frena el crecimiento de microorganismos, aunque no los mata. Combinado con temperaturas de refrigeración, este grado de acidez permite conservar el alimento en buenas condiciones durante más tiempo. Cuando el pH es inferior a 4,5 se inhibe la formación de la toxina Clostridium botullinum y se limita el crecimiento de E. coli ySalmonella

Cítricos como la naranja, el limón o el pomelo y otros alimentos como zumos y yogur también son ácidos. El zumo de naranja posee un pH ácido, lo que actúa como protector. Levaduras y, de forma especial, los hongos, pueden tener en este alimento un crecimiento lento. Frutas y hortalizas también tienen un pH bajo, de ahí que su flora bacteriana sea, en la mayoría de los casos, menos numerosa. Carne y verduras también tienen un pH bajo. En todos estos alimentos, el valor bajo de pH ayuda en la conservación inhibiendo el crecimiento microbiano.

En el caso de la carne, tras el sacrificio y durante el almacenamiento, uno de los cambios más importantes que se produce es el aumento de ácido láctico en el músculo, que se traduce en un descenso del pH. Una carne está en el punto más oportuno de consumo cuando tiene un pH que ronda 5,5 (se llega a él transcurridas unas 24 horas después del sacrificio). Una carne fibrosa y pálida es el resultado de una mala aplicación de una temperatura superior a la adecuada, lo que provoca un aumento del pH. En el lado opuesto de los alimentos más ácidos, estarían los alimentos más alcalinos (pH más alto, como la clara de huevo y el bicarbonato sódico.

 

Contáctenos

Calle Actriz Amelia de la Torre, 26 
Polígono Industrial Trévenez
29196 Campanillas (Málaga) 
España

Teléfonos: 951 770 142  
Email: info@quimicaycontrol.es
Web: www.quimicaycontrol.es

Síguenos

facebook